Leyendas como Maradona, Gordon Banks, Cannavaro, Cafú, Forlán, Laurent Blanc o Puyol fueron los encargados de sacar las bolas y repartir suerte en el sorteo de grupos del Mundial que se disputará en Rusia el año próximo, sorteo en el que sabíamos que a España le podía tocar una de las grandes por estar encajada en el segundo bombo, y ha sido la Portugal de Cristiano Ronaldo el principal escollo que tendrá el equipo de Lopetegui en el torneo. En principio, el sorteo ha sido benevolente con el resto de compañeras de viaje: Marruecos e Irán serán las otras dos selecciones del Grupo B. En el resto destaca ese Bélgica-Inglaterra del Grupo G o ese Grupo D con Argentina, Islandia, Croacia y Nigeria, posiblemente el más fuerte de todos.

Grupo A: Rusia, Arabia Saudí, Egipto y Uruguay

El grupo del anfitrión, que se las verá con Arabia Saudí, que acaba de contratar a Pizzi como seleccionador, Egipto, actual campeona de África, y la selección uruguaya de Cavani y Luis Suárez. En principio parece que la selección local y Uruguay parten como favoritas, pero Egipto, entrenada por Héctor Cúper, puede dar más de un susto y cuenta con uno de los mejores futbolistas del momento como es Mohamed Salah. En teoría, Portugal y España se jugarán el primer y el segundo puesto del Grupo B, y se cruzarían en octavos con los dos primeros de este Grupo A con lo que evitarían en este punto a otra de las grandes, aunque fíate de la anfitriona, que ya no los hizo pasar mal en el último amistoso, Cavani o Salah…

Grupo B: Portugal, España, Marruecos e Irán

Le tocó a Portugal la selección que nadie quería del bombo 2, y no le tocó a España una de las mejores opciones del bombo 1, aunque quizá hubiese sido peor Alemania o Brasil. Los dos vecinos jugarán entre ellos el primer partido y dependiendo de ese resultado tendrán que ir o no a contracorriente para pasar a octavos y no permitirse ningún fallo ante Marruecos e Irán. La actual campeona de Europa es un equipo fuerte, sólido, difícil de batir, cuenta con uno de los mejores futbolistas del mundo y una buena generación de centrocampistas. A todos ellos hay que añadir a André Silva como principal “fichaje” respecto a la última Eurocopa, quien aunque no esté brillando como se esperaba en el Milan fue crucial en la fase de clasificación marcando en siete de los diez partidos.

Lo positivo para España de haber quedado emparejada con Portugal es que evitó así enfrentarse a otro equipo europeo de los bombos 3 y 4, ya que no puede haber más de dos en cada grupo, evitando a Islandia, Dinamarca y Suecia del tercer bombo o a Serbia del cuarto.

No habrá que fiarse en cualquier caso de Marruecos, que disputa un Mundial 20 años después de aquel equipo de Hadji y Naybet, y que dejó fuera en la fase de clasificación a Costa de Marfil y a la Gabón de Aubameyang, y cuenta con buenos futbolistas como Benatia de la Juventus, Achraf del Real Madrid, Dirar del Fenerbahçe, Ziyech del Ajax, Belhanda del Galatasaray o Amrabat del Leganés. Están intentado contar también con Munir, del Alavés, que llegó a jugar trece minutos con España en partido oficial en 2014 para después desaparecer de las convocatorias. Por su parte, Irán destaca en la faceta defensiva, pasó sin problemas el corte en el grupo asiático y están entrenados por un viejo conocido de España y Portugal como es Carlos Queiroz, en el cargo desde 2011.

Grupo C: Francia, Australia, Perú y Dinamarca

Buen grupo para la selección francesa, una de las favoritas y que tratará de resarcirse de la final perdida en la última Eurocopa. El fantástico plantel de Mbappé, Griezmann, Pogba, Kanté, Varane, Umtiti, Martial, Fekir, Lemar o Rabiot (no parece que Deschamps vaya a cambiar de parecer respecto a Benzema) es sin duda uno de los favoritos. Como principal escollo tendrá a la Dinamarca de Eriksen, que barrió a Irlanda en la repesca con una magnífica actuación del jugador del Tottenham. Perú, que dejó fuera a Chile de la repesca en Sudamérica, y Australia, la única selección que actualmente no cuenta con entrenador, completan el grupo.

Grupo D: Argentina, Islandia, Croacia y Nigeria

En mi opinión, el grupo más fuerte. Argentina es toda una incógnita: cuenta con Messi, lo que de por sí es un argumento bastante sólido, y con varios de los mejores jugadores del mundo como Dybala, Agüero o Di María, pero es otro cantar cuando se juntan todos en la albiceleste. No podrán permitirse ningún fallo como sí pudieron en la fase de clasificación sudamericana, al haber quedado encuadrada con selecciones fuertes de cada uno de los bombos: del segundo la Croacia de Modric, Rakitic, Kovacic, Brozovic, Mandzukic, Perisic… del tercero Islandia, una de las grandes revelaciones de la última Eurocopa, que disputa su primer Mundial y que se clasificó primera de su grupo por delante, precisamente, de Croacia y también de Ucrania o Turquía. Y del cuarto Nigeria, una de las primeras en clasificarse de África en un grupo con Camerún y Argelia y que cuenta con buenos jugadores como Iheanacho, Iwobi o Victor Moses.



Grupo E: Brasil, Suiza, Costa Rica y Serbia

Tras el batacazo en el último Mundial ante Alemania, Brasil ha recuperado la sonrisa con el seleccionador Tité tras una brillante fase de clasificación en Sudamérica, basándose en una defensa fiable, un centro del campo fuerte con jugadores como Casemiro, Fernandinho o Paulinho y la innata magia brasileña de Neymar y Coutinho, a los que se suma por fin un nueve de garantías como es Gabriel Jesús. Una de las favoritas que no debería tener problemas para pasar a octavos, aunque el resto del grupo estará reñido: Suiza sólo cedió puntos en la fase de clasificación en el último partido, cuando perdió con Portugal, aunque la igualdad entre ambos lo mandó a la repesca, donde batió a Irlanda del Norte. La Costa Rica de Keylor Navas ya dio la sorpresa en el último Mundial, y Serbia era la selección a evitar del bombo 4.

Grupo F: Alemania, México, Suecia y Corea del Sur

Con Alemania como actual campeona del mundo e indiscutible favorita para el primer puesto, se trata de otro grupo fuerte con México y Suecia como aspirantes a pasar a octavos, y Corea del Sur, un clásico de los mundiales y con el spur Heung-Min Son a la cabeza, con menos opciones. La Mannschaft cuenta, para variar, con una magnífica generación de futbolistas con los Kroos, Khedira, Özil, Müller, Hummels, Neuer… a los que se unen jóvenes talentos como Kimmich, Leroy Sané, Ter Stegen, Timo Werner, Weigl o Goretzka. México será como siempre un rival complicado con Chicharito, Raúl Jiménez, Guardado, Vela, Layún o los hermanos Dos Santos a la cabeza. ¿Hará Ochoa los mismos paradones de 2014? Por su parte, Suecia llega a Rusia tras dar la gran sorpresa y dejar fuera a Italia en la repesca, sin duda la ausencia más destacada. ¿Se unirá Ibrahimovic, que renunció a la selección, a los Lindelof, Forsberg y Toivonen?

Grupo G: Bélgica, Panamá, Túnez e Inglaterra

Inglaterra era junto a España el coco del bombo 2, y aunque no estará junto a una de las grandes, su duelo ante Bélgica promete. Ambas tienen una fantástica generación de futbolistas que aún ha de confirmarse con una gran actuación en una cita de enjundia: el equipo entrenado por el español Roberto Martínez completó una gran fase de clasificación con los Hazard, De Bruyne, Carrasco, Lukaku, Nainggolan, Vertonghen, Mertens, Courtois… una selección, sobre el papel, capaz de llegar muy lejos. También lo es Inglaterra con Harry Kane, Dele Alli, Rashford, Sterling, Stones, Walker, Henderson, Eric Dier… pero tendrán que sobreponerse a la presión de que Inglaterra hace mucho que no hace nada importante en un gran torneo de selecciones. Completan el grupo, con escasas opciones, Túnez y Panamá, que debuta en un Mundial.

Grupo H: Polonia, Senegal, Colombia y Japón

Grupo sin selecciones muy fuertes ni tampoco muy débiles: puede pasar de todo, aunque Polonia y Colombia parten como favoritas. Será un gran duelo de nueves con Lewandowski y Falcao, y Colombia tratará de ofrecer una buena imagen, como hizo en el último Mundial, con James, Cuadrado, Bacca, Davinson Sánchez… Senegal llega al Mundial tras imponerse con claridad en su grupo de clasificación en África y con jugadores importantes en Europa como Keita Baldé del Mónaco, Niang del Torino, Koulibaly del Nápoles y con Sadio Mané del Liverpool a la cabeza. Japón, con los Kagawa, Keisuke Honda, Nagatomo o el exsevillista Kiyotake, será en principio la que más difícil lo tenga para pasar a octavos.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero