España debutó en el Mundial de Rusia ante Portugal en un partido espectacular en el que hubo reparto de puntos tras los seis goles en Sochi. Cristiano Ronado, con un hat-trick, neutralizó la remontada de la Roja, que llegó a ponerse dos veces por debajo en el marcador. La principal preocupación del combinado español la dejó un De Gea que no tuvo su noche y que tuvo un error de bulto en el segundo tanto luso.

Nacho, para bien y para mal

No terminaba de ver del todo claro que Nacho, estando Odriozola en el banquillo como recambio natural de Carvajal, saliese de la partida ante Portugal. Es más que evidente que para el zaguero es una posición más que conocida por las veces que ha actuado en ella en el Real Madrid, pero no deja de extrañar o parecer incongruente que habiendo futbolistas vocacionales en su posición, Hierro recurriera a él. Las críticas, además, se multiplicaron con el penalti, fuese o no, que hizo sobre Cristiano Ronaldo y que supuso el 1-0. Sin embargo, el golazo que se sacó de la manga y que situó el 2-3 terminó por dar la razón al nuevo seleccionador.

Diego Costa al rescate

El delantero del Atlético de Madrid le ganó la partida a sus homólogos y no decepcionó. A lo Juan Palomo, protagonizó el empate con un espectacular chicharro. Luego, cuando España de nuevo se encontraba con la soga al cuello y en una fase especialmente poco lúcida, volvió a rescatar al equipo apareciendo para situar el 2-2.



De Gea no tuvo su noche

Para olvidar el partido del guardameta del Manchester United. No estuvo afinado y cantó. No hablamos del penalti, que muchas veces es cuestión de azar, sino en el tanto justo antes del intermedio de Cristiano Ronaldo. A De Gea se le escurrió un disparo de Cristiano que debía atajar sin problemas. A partir de ahí, se le vio tocado. Pero no tanto con el tercero de Ronaldo, también al filo del epílogo, cuando hizo la estatua en el lanzamiento de falta de CR7. Esta era más complicada, pero ni la olió.

Factor Cristiano

Tener al actual Balón de Oro es lo que salvó a Portugal de comenzar el Mundial con una derrota. El mismo día que se conocía que había aceptado pagar 18,8 millones a Hacienda y dos años de cárcel por defraudar al Fisco, Cristiano no defraudó a los suyos al anotar los tres goles. El primero, tras un penalti que él mismo se cocinó. El segundo, con la inestimable ayuda de De Gea. Y el tercero, con un misil en un libre directo que dejó con cara de nada a los integrantes de la Roja.

No es un mal empate

No soy de los que creen que el debut en una competición de este tipo pueda determinar el devenir de la Roja en la misma. Me recuerda a cuando nace un bebé y la gente hace quinielas sobre si se parece al padre o la madre. El tiempo lo dirá, oye. De momento, este punto se sabrá si es positivo o no dependiendo de lo que haga España en próximos envites. En el otro partido del grupo Irán ha dado la campanada ante Marruecos. Los de Queiroz, líderes del Grupo B, serán el miércoles el siguiente rival. Será entonces cuando tocará pulir algunos errores y sí o sí, ganar.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.