Sinceramente pensaba que, en el fondo, lo de Neymar se quedaría en nada, que el delantero optaría por continuar en la Ciudad Condal y que todo sería una tormenta de verano pasajera, como lo fueron la rabieta de Cristiano Ronaldo o la no renovación de Donnarumma. Pero Neymar ya es jugador del PSG en lo que es el bombazo de este mercado estival. El brasileño se unirá de este modo en el Parque de los Príncipes a varios compatriotas suyos: allí están Thiago Silva, Lucas Moura, Marquinhos y Dani Alves, recientemente fichado de la Juventus y que completó una excelente actuación en la Supercopa ante el Mónaco. También Thiago Motta, brasileño nacionalizado italiano. Además, hace apenas unos meses Maxwell decidió colgar las botas tras una exitosa trayectoria y, hace un año, David Luiz regresaba al Chelsea tras dos años en París. Los dueños del PSG han apostado por el fútbol brasileño para colocar al equipo francés en lo más alto, y Neymar será la guinda del pastel, el jugador franquicia que no pudo ser en el Camp Nou.

Pero antes que ellos fueron varios los brasileños que brillaron con la camiseta del PSG, y que se convirtieron en algunos de los mejores jugadores que han pasado por el club de la capital francesa. Estos fueron los más destacados:

Valdo (1991-1995)

Excelente mediocentro que también brilló con la canarinha. Tras destacar en Brasil fichó por el Benfica, con el que ganó dos ligas. Durante su estancia en Lisboa ganó además con Brasil la Copa América de 1989 y participó en el Mundial de 1990 en Italia. Fichó por el PSG en 1991 y permaneció cuatro años en Francia, convirtiéndose en un ídolo para su hinchada y siendo parte importante de aquel equipazo con Weah y Ginola que brilló en Europa. Tras ganar una liga y dos copas en Francia regresó al Benfica, jugó en Japón y colgó las botas en Brasil.

Ricardo Gomes (1991-1995)

Curioso el caso de Valdo y Ricardo Gomes: ambos dejaron Brasil para fichar por el Benfica, estuvieron tres años en Portugal antes de fichar por el PSG, permanecieron cuatro temporadas en París y regresaron entonces al Benfica. Ricardo Gomes fue un central con gran capacidad goleadora (marcó 19 goles en 83 partidos en su primera etapa en el Benfica) y al igual que su compatriota, ganó la Copa América de 1989 y estuvo presente en Italia’90.

Quizá a muchos les suene por el cromo del álbum del Mundial de Estados Unidos, pero curiosamente no llegó a jugar aquel torneo: siendo titular de la selección se lesionó en un amistoso previo y se perdió la cita mundialista, en la que Brasil se proclamaría finalmente campeona. Valdo, que estaba en un gran momento, se quedó fuera de la lista al no contar para un Carlos Alberto Parreira que optó por Dunga, Mauro Silva y Mazinho para el mediocentro.

Raí (1993-1998)



Hermano del mítico Sócrates y todo un icono del club francés. Tras ser la estrella del Sao Paulo que derrotó al Barcelona en la Intercontinental de 1992, en la que marcó los dos goles de su equipo, fichó por el PSG donde al principio le costó entrar en el equipo. Cuando lo hizo se vio a ese 10 de gran técnica y llegada que dejó una huella imborrable en la capital francesa. Fue campeón con Brasil en el Mundial de 1994, en el que empezó como titular para después ceder su sitio a un Mazinho con el que Parreira reforzó el centro del campo.

Leonardo (1996-1997)

Si Raí ganó la Intercontinental de 1992 con el Sao Paulo, Leonardo lo hizo un año después con el club brasileño tras imponerse al Milan de Fabio Capello. Lo hizo tras jugar dos años en Valencia, donde a pesar de cumplir no se vio al jugador que sería después. Tras jugar dos temporadas en Japón fichó por el PSG y por fin explotó en Europa. Sólo estuvo un año en Francia antes de fichar por el Milan, pero fue suficiente para dejar su impronta desde la banda izquierda, donde podía jugar como extremo o lateral. También fue campeón con Brasil en 1994, pero con un recuerdo agridulce: empezó como titular pero fue sancionado con cuatro partidos tras un codazo a Tab Ramos en el encuentro ante Estados Unidos en octavos. Branco ocupó entonces su lugar en el lateral izquierdo.

Ronaldinho (2001-2003)

Dinho era en el Gremio uno de los futbolistas más prometedores del planeta y toda Europa se lo rifaba, y fue el PSG quien se llevó a la joya brasileña. No estaba entonces el equipo francés en su mejor momento, pero fue el lugar idóneo para que el crack brasileño se adaptase al fútbol europeo y creciese antes de hacer el camino inverso de Neymar y convertirse en uno de los mejores futbolistas de la historia del Barcelona. Ronaldinho mostró su magia en París y durante su etapa en el club ganó el Mundial de 2002 en Corea y Japón al lado de Ronaldo, Rivaldo o Roberto Carlos.

Nenê (2010-2013)

El extremo izquierdo brasileño ofreció un buen rendimiento en equipos españoles como Alavés, Mallorca y Celta antes de jugar en la Ligue 1, donde fichó por el Mónaco. Comenzó de forma discreta y fue cedido al Espanyol, pero al regresar al Principado mostró su faceta más goleadora valiéndole el fichaje por el PSG, con el que fue máximo goleador del equipo en su primera temporada con 14 tantos y máximo goleador del campeonato en la segunda con 21. Era el PSG inmediatamente anterior a la llegada de Al-Khelaifi. Actualmente Nenê juega en el Vasco da Gama.

Bonus Track: Geraldao (1991-1992)

El central brasileño es más recordado por su paso por otros clubes y sólo estuvo una temporada en París, pero merece la pena rescatar, aunque lo marcara con el Cruzeiro, uno de los goles de falta más increíbles que se han visto.

      

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero