Sólo era cuestión de tiempo y de saber cuál sería el destino, pero la salida de Morata del Real Madrid parecía clara: el delantero quería ser indiscutible en su equipo, aunque este no fuese el club en el que creció como futbolista. Propósito lícito y loable, más aún teniendo en cuenta que contaba con propuestas de algunas de las mejores escuadras de Europa. Es finalmente el Chelsea quien se ha hecho con sus servicios, habida cuenta de que Conte, su gran valedor en su fichaje por la Juventus (aunque saliese del club poco después), no contaba ya con Diego Costa para su segundo año en Stamford Bridge. Morata se une de esta manera a James en la lista de bajas del Real Madrid para la próxima temporada: el colombiano tampoco se conformaba con el banquillo y grandes clubes andaban tras sus pasos, confirmándose así su salida al Bayern. Antes que ellos, también Mariano, que contó con un rol muy secundario la pasada temporada (aunque con algún momento importante para su equipo) salió rumbo al Lyon donde ocupará el lugar de Lacazette. Por el contrario, el Madrid cubre para la próxima temporada posiciones importantes que no tenían sustituto claro como el lateral izquierdo (Theo) y el ‘5’ (Llorente), además de Vallejo, que suplirá a Pepe, y Ceballos, que añadirá más opciones y aún más calidad al centro del campo blanco. Pero con la salida de Morata, James y Mariano, la segunda unidad que tanto rendimiento le dio a Zidane la pasada temporada pierde gol.



El Madrid sigue teniendo un banquillo excepcional, pero pierde los 20 goles de Morata y los 11 tantos y 12 asistencias de James entre todas las competiciones. Borja Mayoral, que regresa de su cesión al Wolfsburgo, parece que volverá a ser cedido de nuevo (Leganés y Alavés han preguntado por él). Pero ello no quiere decir que Zidane se quede sin opciones: sin duda, el mejor fichaje posible sería un Bale recuperado de sus lesiones y en plena forma, lo que añadiría un buen número de goles y potencial al ataque madridista. También una mayor regularidad goleadora de Benzema sería un añadido respecto a la pasada temporada. En principio, teniendo en cuenta que no parece que haya fichajes para el ataque, el francés y un Cristiano cada vez más ‘9’ serían las posibilidades para el puesto de delantero centro.

Con Bale recuperado regresaría el debate acerca de si es mejor jugar con la BBC o con Isco de mediapunta. Lucas Vázquez y un Asensio en constante evolución y con más peso tras la salida de James son otras opciones para la parcela ofensiva, pero será difícil reemplazar la capacidad goleadora de Morata y el colombiano en las rotaciones, en esos encuentros que permitían dar descanso a los más habituales y lograr los tres puntos en campos difíciles como fueron la pasada campaña Gijón o Leganés. Todo esto teniendo en cuenta a la actual plantilla, pero eso sí: queda aún mucho mercado y bien es sabido que el Madrid gusta de apurar los plazos a la hora de hacer nuevas contrataciones.

Teórico XI suplente del Real Madrid

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero