Entre las cabalgadas de Mbappé y una Francia inquebrantable, la clase de Modric y una sorprendente Croacia y la electricidad de Hazard y una por fin solvente Bélgica, en el pasado Mundial de Rusia se echó en falta el color naranja, el que en torneos pasados ilustraran jugadores como Cruyff, Van Basten, Bergkamp, Seedorf o Van Nistelrooy. Parece que hace una eternidad que Holanda no tiene un buen equipo, y puede serlo para una selección con tanta historia quedarse fuera de una Eurocopa y un Mundial consecutivos, pero solo fue hace ocho años que llegó a una final mundialista, y hace cuatro cuando Van Gaal llevó al tercer puesto a un renovado equipo del que no se esperaba tal éxito. La transición de los Robben, Sneijder, Van Persie, Kuyt y Van der Vaart hacia una nueva generación ha sido difícil, quedándose sin ellos la oranje sin claros referentes.

Hace unos meses se recurrió a alguien que lo fue hace algunas décadas para dirigir el equipo, haciéndose Ronald Koeman, otrora brillante central de aquel equipo campeón de la Eurocopa de 1988, con las riendas para renovar a un equipo en caída libre. La UEFA Nations League se presentaba como una dura prueba al quedar encuadrada en el mismo grupo con los dos últimos campeones del mundo, pero también como una oportunidad para resurgir. Tras dar una buena imagen en el Stade de France a pesar de la derrota por la mínima, esta vez la victoria ha sido contundente en Ámsterdam ante Alemania, ganando por 3-0 y presentando credenciales para recorrer un camino que lleve a la selección de Holanda a parecerse a lo que fue.

Siendo Koeman perfecto conocedor de la zona, no puede sorprender que la oranje comience a edificarse desde el centro de la defensa. Ahí se encuentran Van Dijk y De Ligt, dos excelentes centrales que dan una necesaria sobriedad atrás a una selección en la que no sobra la experiencia. Y eso que De Ligt apenas tiene 19 años, pero ya en su tercera temporada en la élite y pretendido por los grandes. A su lado Van Dijk, el defensa más caro de la historia que ahora le parece barato al Liverpool. Suyo fue el primer gol ante Alemania. Y en la recámara Stefan De Vrij, de destacada trayectoria en el Calcio.



Detrás de ellos se sitúa Cillessen, que se da con la selección las alegrías que no puede con el Barcelona. Sus manos detuvieron el ímpetu germano cuando la Mannschaft arreciaba, dejando el camino libre a sus compañeros. Curioso lo de los porteros del Barcelona: el suplente, Cillessen, fue el titular con Holanda mientras el titular, Ter Stegen, fue el suplente con Alemania. Mientras tanto, Neuer fallando en el primer gol de Holanda al quedarse a media salida y alimentando el debate sobre la portería teutona.

Y si ellos marcan la diferencia atrás, Memphis Depay lo hace arriba. El holandés, tras su discreto paso por Old Trafford, ha vuelto a sentirse una estrella en el Olympique de Lyon y es algo que también transmite con la oranje: su calidad y velocidad fue un quebradero de cabeza para Alemania, que no supo cómo pararle en las contras. Suyo fue el segundo gol y a punto estuvo de marcar el tercero poco después tras casi echar abajo el larguero con un trallazo. Desde la posición de falso 9, prácticamente obligado por las circunstancias al no tener Holanda un delantero centro de nivel, lideró el ataque de los de Koeman, basado en las contras y aprovechando su fútbol rápido así como el de Ryan Babel, “resucitado” desde su paso por el Deportivo.

Alemania dominó en varias fases del partido y tuvo contra las cuerdas a Holanda, especialmente en la segunda mitad cuando la entrada de Sané y Draxler despertó a la cuatro veces campeona del mundo, pero no supo materializar ese dominio en el marcador. De hecho parecía que el 1-1 estaba más cerca de llegar que el 2-0, pero los tantos de Depay y Wijnaldum al final sentenciaron el choque, dejaron en evidencia a la defensa germana y pusieron aún más en entredicho la continuidad de Löw en el banquillo.

Faltan experiencia y jugadores importantes en algunos puestos, pero vuelve a asomar el talento en la figura de los De Ligt o Frenkie De Jong, los “veteranos” como Depay y Van Dijk toman las riendas y Koeman les da una idea de equipo. Una buena noticia.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero