Los porteros fugaces de la selección



lopetegui-seleccion

Hoy el debate está abierto en la portería de la selección española, aunque pocos son los que dudan de que ha llegado el momento de David De Gea. El guardameta madrileño se ha ganado con sus actuaciones en el Manchester ser considerado uno de los mejores porteros de Europa y no sólo opta a la titularidad en la próxima Eurocopa, sino que se postula como el guardián de la misma en los próximos años sustituyendo a Iker Casillas, titular durante una larga y exitosa etapa en la que fue uno de sus pilares principales. Antes, Andoni Zubizarreta fue también durante muchos años el arquero de la selección, y Cañizares, presente durante prácticamente toda su carrera en las convocatorias, fue el nexo de unión entre las etapas de Zubizarreta y Casillas.

Aparte de ellos, otros guardametas fueron habituales de la selección a la sombra de la titularidad: fueron los casos de Pepe Reina y Víctor Valdés en los últimos años, testigos de excepción en la etapa más ilustre del fútbol español. Antes, Molina fue parte del combinado español durante varias temporadas: el entonces portero del Atlético se estrenó contra Noruega como jugador de campo en un recordado debut, y fue también contra el combinado nórdico su último partido con la selección tras una mala actuación en el primer partido de la Eurocopa del año 2000.

A la sombra de Zubizarreta estuvieron porteros como Ablanedo y Buyo. El primero, conocido como el Gato por sus felinos reflejos, desarrolló toda su carrera en el Sporting y estuvo presente en los Mundiales de 1986 y 1990. Por su parte, Buyo formó parte de la selección en los años 80, estando presente en las Eurocopas de 1984 y 1988, primero como suplente de Arconada y después de Zubizarreta. En los años 90 mantuvo un buen rendimiento en el Real Madrid, pero nunca contó con la confianza de Javier Clemente, lo que generó no poca controversia.

Los mencionados fueron y son los porteros más habituales de la selección en los últimos treinta años, pero hay muchos más: algunos jugaron apenas uno o dos partidos, otros incluso tuvieron la fortuna de estar presentes en un gran torneo, mientras que otros ni siquiera llegaron a debutar. Repasemos quiénes fueron aquellos porteros fugaces de la selección española.

José Manuel Ochotorena

Surgido de la cantera del Real Madrid, buscó minutos en Valencia donde disfrutó de la mejor etapa de su carrera, lo que también le valió la llamada de la selección, entonces entrenada por Luis Suárez. Sólo jugó un amistoso ante Polonia en 1989, y acudió al Mundial de Italia 90 como suplente de Zubizarreta. Hoy es, además, el entrenador de porteros del Valencia y de la selección.

ochotorena-españa

Abel Resino

Una institución en la portería del Atlético de Madrid, en la que logró el récord de imbatibilidad al estar 1275 minutos sin encajar ningún gol en la temporada 90-91, sólo superado por Edwin Van der Sar en la 08-09 con el Manchester, quien estableció la nueva marca en 1311 minutos. No obstante apenas contó para la selección por la competencia de Zubizarreta, Ablanedo, Ochotorena o Buyo. Sólo jugó dos amistosos, con Luis Suárez en el banquillo, en 1991 ante Hungría y Rumanía.

Agustín Elduayen

Suplente de Abel Resino en el Atlético, jugó sus mejores temporadas tras ser traspasado al Burgos. Fue convocado una vez por el entonces seleccionador Vicente Miera, aunque no llegó a debutar.

Julen Lopetegui

El hasta hace poco entrenador del Oporto vistió la camiseta del Real Madrid y el Barcelona, pero sus mejores años los vivió en el Logroñés, donde su rendimiento le valió la llamada de Javier Clemente para la selección. Jugó un amistoso en 1994 ante Croacia y acudió al Mundial del mismo año en Estados Unidos como tercer portero tras Zubizarreta y Cañizares. Su fichaje por el equipo azulgrana, donde no tuvo suerte, le alejó de la selección.

Juanjo Valencia

Clemente pensó en el ágil portero del Athletic como tercer guardameta para la selección y lo convocó en un amistoso ante Alemania en 1995, sin llegar a debutar. No obstante, la irrupción posterior de Molina confirmó al valenciano como el tercer portero de la Eurocopa de 1996.

Toni Prats

Pocas más pruebas hizo Clemente para la portería de la selección, y la última llegó en la que sería la puntilla de su etapa al frente del combinado nacional: tras el desastre en el Mundial de 1998, España perdió ante Chipre en el primer partido de clasificación para la Eurocopa del año 2000. Clemente buscaba un nuevo portero tras la retirada de Zubizarreta y había convocado, aunque no llegó a debutar, al portero del Betis Toni Prats, que después también sería recordado por meter algún gol de falta.

Toni Jiménez

Llegó Camacho a la selección, y aparte de seguir contando con Cañizares y Molina dio la alternativa a Toni Jiménez, a quien conocía bien de su etapa en el Rayo y el Espanyol. El que fuera portero titular de la selección campeona olímpica de 1992 fue convocado en once ocasiones y disputó tres partidos, pero tras la irrupción de Casillas, el técnico de Cieza se decantó para la Euro 2000 por el joven portero del Real Madrid.



toni-jimenez-españa

Juanmi García

Unos meses antes de la Eurocopa, Camacho dio la alternativa al durante tantos años portero del Zaragoza, quien jugó un amistoso ante Polonia.

César Sánchez y Esteban Suárez

Después de la cita de Bélgica y Holanda, Molina no volvería a la selección. Con el Mundial 2002 de Corea y Japón en el horizonte comenzó la carrera por el tercer puesto de portero en la selección tras los fijos Casillas y Cañizares. Toni Jiménez, que bajó considerablemente su rendimiento en el Calderón, no volvió a la selección. Camacho probó a César Sánchez, quien acababa de fichar por el Real Madrid tras su buen rendimiento en Valladolid, y a Esteban Suárez, portero del Real Oviedo, para un amistoso ante Alemania. César debutó ante el combinado germano, pero la titularidad de Casillas en el Bernabéu lo alejó de la selección. Por su parte, Esteban acumuló cinco convocatorias pero no llegó a debutar. Hoy, con 40 años y tras un peregrinaje por varios equipos españoles, Esteban vuelve a defender la portería del conjunto ovetense.

Ricardo López

Tras varias temporadas como suplente en el Atlético, Ricardo encontró minutos en el Valladolid, donde su rendimiento le valió la llamada de la selección. Jugó dos amistosos ante México y Hungría entre 2001 y 2002, y formó parte de la selección en el Mundial de Corea y Japón. En un principio iba como tercer portero, pero las circunstancias obligaron a que finalmente fuese el primer suplente de Iker Casillas…

Pedro Contreras

Cañizares se presumía como portero titular para el Mundial, pero su recordado accidente con un frasco de colonia lo dejó fuera de la lista. Casillas, que había sido casi toda la temporada suplente de César Sánchez y que tocó la gloria en la final de Glasgow tras la lesión del ex del Valladolid, sería finalmente el titular en Corea y Japón debido a otro infortunio. Camacho llamó en lugar del portero del Valencia a Pedro Contreras, guardameta del Málaga y canterano del Madrid que no encontró sitio en el Bernabéu, pero que demostró sus buenas condiciones en el Rayo, el Málaga o el Betis. Además de su presencia mundialista, donde no jugó ningún minuto, debutó con la selección en un amistoso ante Paraguay.

contreras-españa

Daniel Aranzubia

Iñaki Saez buscaba tercer portero para la Eurocopa 2004 y lo encontró en el Athletic, que de nuevo volvió a surtir de porteros a la selección. Daniel Aranzubia fue internacional una vez, en un amistoso ante Andorra previo a la cita de Portugal.

Andrés Palop

Curioso caso el del portero valenciano, quien tiene en su palmarés una Eurocopa sin haber debutado con la selección. Tras muchos años a la sombra de Cañizares en Mestalla, Palop se convirtió en Sevilla en uno de los pilares de los éxitos del conjunto hispalense la década pasada. Fue el tercer portero en la Eurocopa de 2008, la que inició el ciclo ganador de la selección, por detrás de Casillas y Reina. Como curiosidad, en la celebración del título vistió la camiseta de Arconada en homenaje al gran portero de la Real Sociedad, quien tuvo una desafortunada actuación en la final de la Eurocopa de 1984 ante Francia.

palop españa

Diego López

El meta gallego, que podría tener los días contados en San Siro tras perder el puesto con el joven Donnarumma, fue convocado por Vicente del Bosque en 2009 para la Copa Confederaciones cuando jugaba en el Villarreal. Disputó un partido con la selección en un amistoso ante Macedonia y parecía que sería el tercer portero en el Mundial de Sudáfrica, pero Valdés le ganó la partida.

Kiko Casilla

Casillas, Reina y Valdés coparon durante años la portería de la selección, no obstante, la grave lesión de Valdés y la veteranía de Reina abrieron las puertas a otros guardametas como David De Gea, que ocupó el sitio del hoy portero del Standard de Lieja en el Mundial de Brasil. El del Manchester llegó para quedarse. Tras la cita mundialista, Del Bosque probó también a Kiko Casilla gracias a su buen hacer en el Espanyol, debutando algunos meses después en un amistoso ante Alemania. El Madrid decidió repescarle tras la marcha de Iker Casillas, pero su suplencia en el Bernabéu lastró, hasta el momento, sus opciones en la selección.

Sergio Asenjo

Tras varias lesiones y años de suplencia en el Atlético, Asenjo recordó en Villarreal por qué fue considerado uno de los mejores guardametas jóvenes de Europa, lo que le valió la llamada de Del Bosque en marzo de 2015 para los partidos ante Ucrania y Holanda, sin llegar a debutar. Lamentablemente volvió a lesionarse de gravedad, pero en las últimas fechas ha vuelto de nuevo a la portería del Submarino amarillo con buenas sensaciones. Si continúa así es a buen seguro uno de los posibles de la selección pero, a día de hoy, quien tiene tomada la delantera para el tercer lugar en la convocatoria es el joven sevillista Sergio Rico.

En NdF | Lezama, pionero en Inglaterra y leyenda del Athletic

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero