Un cielo que hoy llora



No es agradable escribir estas líneas. Nos ha dejado Tito Vilanova. Sin avisar, de golpe y porrazo. Como el que recibe una bofetada con la mano abierta en la mejilla de quien menos se lo espera. El fútbol está de luto porque ha fallecido con sólo 45 años. No hace ni uno estaba celebrando el título de Liga del Barcelona y hoy… esto. El exentrenador azulgrana luchaba entonces contra un cáncer que no le ha dado tregua. Tito ha luchado, se ha enfrentado de tú a tú, ha peleado con uñas y dientes. Y se ha dejado la vida. Se va el entrenador que dirigió al Barça que más puntos ha logrado en un campeonato a lo largo de su historia, 100. La infinita tristeza, la enorme decepción, la lógica incredulidad dibujan un crespón negro imposible de trazar. Pero así es la vida. Y así el puto cáncer. El barcelonismo tiene ahora una supernova entre todas sus estrellas, un ángel guardián al que le espera un cielo azulgrana… que hoy llora.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.