Ronaldinho, quien tuvo retuvo



El pasado 21 de marzo Ronaldinho cumplía 33 años. Lo hacía, como viene haciendo, defendiendo la elástica del Atlético Mineiro, club que le reclutó en 2012 tras su paso por el Flamengo, su primer equipo tras su regreso a Brasil. 33 primaveras que han dado para mucho, para bien y para mal. Hace casi una década que su fútbol empezó a brillar en el Barcelona, donde logró ser el mejor futbolista del mundo sin discusión. Elevó a los cielos al conjunto blaugrana en una etapa brillante que únicamente empañó su desastroso final, con un crack fuera de forma, con la cabeza más en las nubes que en el suelo.

Divagó en el Milan, donde nunca fue quien pudo llegar a ser en el Barça. La etiqueta de estrella le abrumó en la Ciudad Condal, pasando de imprescindible a transferible en un parpadeo. Y en Italia pasó dos años y medio donde evidenció que la decadencia de su figura mutaba a realidad. Desgastado por el fútbol, ese al que brindó tantas magníficas noches y al que ahora daba la espalda, tomó la decisión de regresar a casa, a la cuna del talento embelesador que caracteriza el gen brasileño. Primero en el ‘Fla’ y sobre todo ahora, en el Atlético Mineiro, Ronaldinho ha querido recordar que sigue vivo, que la calidad que atesora sigue vigente con ciertas lagunas (sobre todo físicas), pero que a imaginación pocos le ganan.



Ganador del Balón de Oro en 2012 que le acredita como mejor jugador del Brasileirao y tras haber salido de la depresión que le acompañó en sus últimos ejercicios en el Viejo Continente, ‘Dinho’ parece haber dejado atrás su tumultuoso reciente pasado para disfrutar del fútbol sin presión ni nostalgia, y con mucha confianza. A pesar de su veteranía, hasta Scolari se ha atrevido a llevárselo a la ‘Canarinha’ y aunque el futuro de la selección se llama Neymar, que nadie descarte a Ronaldinho para el Mundial del año que viene. El miércoles, en la Libertadores, ejerció de líder del ‘Galo’ firmando dos dianas y colaborando en la victoria (5-2) ante los argentinos de Arsenal. La obra maestra en forma de vídeo que ilustra el post nos abre los ojos a quienes creíamos que el ‘Gaucho’ estaba acabado. Disculpas.

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.