Reivindicarse fuera

graziano pellè

Hace cosa de un año escribí un artículo sobre el Parma y, examinando la plantilla del club de Emilia-Romaña, me encontré con un tal Graziano Pellè que jugaba como delantero y parecía destinado a ser mero relleno en una plantilla donde tenía la competencia de los fichajes de Dorlan Pabón o Belfodil, además de la presencia del veterano Amauri. A pesar de la simpatía que me producen equipos como el Ajax o el Feyenoord, o la misma selección holandesa, no soy un ferviente seguidor de la Eredivisie, pero unos cuantos meses después de aquel artículo estaba ojeando los resultados de la temporada 2012/2013 y vi que, en la lista de máximos goleadores, se situaba en segundo lugar un jugador llamado Graziano Pellè que había marcado 27 goles en 29 partidos con la camiseta del Feyenoord. Efectivamente, el italiano fue cedido en el último día del mercado de fichajes al club holandés, donde consiguió unos números magníficos: en los diez primeros partidos ya había marcado once goles, y esta temporada, ya propiedad del club de Rotterdam, va camino de repetirlos si no superarlos: con el hat-trick marcado en esta última jornada suma ya nueve goles en ocho partidos.

Ya fue noticia un 15 de julio de 1985, cuando nació en San Cesario di Lecce un bebé de 5.1 kilos. Iba para alto y sus 1.93 de estatura así lo confirman. Debutó en la Serie A en enero de 2004 con el club de su tierra, aunque no fue profeta en ella. Salió cedido hasta en tres ocasiones a la Serie B para vestir las camisetas del Catania, el Crotone y el Cesena, firmando buenos números especialmente con estos últimos. También le dio tiempo a jugar en las categorías inferiores de la Squadra Azzurra, sin embargo no le sirvió nada de todo ello para encontrar su sitio en el Lecce. En 2007 terminó su contrato en el Stadio Via del Mare y tuvo alguna oferta del Calcio, pero decidió emprender la aventura holandesa para enrolarse en las filas del AZ Alkmaar de Louis Van Gaal, un técnico conocido, entre otras cosas, por dar oportunidades a los jóvenes. En el AFAS Stadion permaneció durante cuatro temporadas en las que le dio tiempo a ganar una liga, aunque nunca tuvo un sitio asegurado en la punta de ataque y era un asiduo al banco de suplentes. Sus números no fueron nada del otro jueves, aunque sí suficientes para que el Feyenoord lo guardase en su retina.

Tras concluir contrato en Alkmaar regresó a Italia para fichar por el Parma en 2011, pero tras media temporada en el Ennio Tardini volvió a la Serie B, de nuevo como cedido, para ayudar a la Sampdoria a regresar a la máxima categoría con cuatro goles en doce partidos. Tras volver a Parma y comprobar que tendría pocas opciones en el equipo de Roberto Donadoni decidió volver a coger el avión que lo llevaría a Holanda, esta vez a Rotterdam, para alcanzar el éxito que parecía negársele en el Calcio. Su primera temporada en De Kuip, como antes comentábamos, fue inmejorable y con sus 27 tantos concluyó segundo en la tabla de goleadores tras Bony del Vitesse, hoy en el Swansea, y que le permitieron además batir el número de goles de un italiano fuera del país transalpino en una temporada, superando los 24 que habían marcado Christian Vieri con el Atético de Madrid y Luca Toni con el Bayern. Sin duda, Graziano se había ganado su continuidad con los mejores números de su carrera y el Feyenoord pagó al Parma unos tres millones de euros por su pase definitivo.

Graziano Pellè, zurdo y asiduo a los hat-tricks (lleva dos solamente en esta temporada) es principalmente un finalizador, aunque es más que eso a pesar de que su talla podría invitar a pensar en el típico killer de área. Sabe manejarse con el balón en los pies y en De Kuip ha marcado algún gol de chilena, algún penalti a lo Panenka y algún que otro golazo desde fuera del área. No es la Eredivisie la liga de mayor nivel en Europa, pero sus números durante más de una temporada bien podrían valer su oportunidad en un campeonato de más enjundia, y es que Pellè, que hoy cuenta 28 años, parece encontrarse en el mejor momento de su carrera. No olvidemos tampoco que estamos en temporada de Mundial y seguro que Prandelli sabe de su rendimiento. Difícil lo tiene con una dura competencia y con un seleccionador que gusta de delanteros con más movilidad, pero si continúa así no sería extraña una oportunidad con una selección absoluta con la que no ha debutado. Graziano Pellè se fue a Holanda a buscar los minutos y los goles que le esquivaban en Italia, y la apuesta no le ha podido salir mejor.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero

  • Dunearrakis

    Pellé es uno de esos jugadores que se salen en una liga atractiva pero futil como la Eredivisie. Hace uno o dos años era Altidore el que se hartaba de marcar goles en el AZ, un jugador que era propiedad del Villarreal y que apenas si contó con él, terminando cediéndolo a varios equipos de muy baja categoría, y sin embargo, llega a Holanda, y se harta de meter goles. Ahora está en la Premier en el Sunderland, un equipo claramente de lucha por la permanencia, y tampoco juega.

    ¿La razón?, pues yo creo que la principal razón es la debilidad defensiva de la Eredivisie en casi todos los equipos. No hay más que ver los resultados de esta misma jornada (5:0, 4:2, 2:3, 6:0, 3:3, 1:4,..). En las 8 jornadas disputadas de la Eredivisie se han marcado 249 en 71 partidos, lo que sale a una media de 3,50 goles por partido, es con diferencia de las ligas europeas más importantes, la más alta, junto a la Bundesliga (3,60)

    Para comparar, nuestra liga tiene un promedio de 3,09, y aun así es más alto que la Premier, de 2,36 y el Calcio, 2,96

    El nivel de la Eredivisie sigue siendo muy bajo y creo que cada vez está más distanciado de las cuatro grandes ligas europeas (BBVA, Premier, Calcio y Bundesliga)

    Es una pena, porque es una liga que apuesta normalmente por el buen fútbol, en Holanda hay muy buena afición, se ven los estadios llenos, pero el nivel está claramente muy bajo