Dan Eggen, el rockero detrás del balón

dan eggen i troeya

Un futbolista atípico diría el tópico. Seguro que os acordáis de Dan Eggen, central noruego que pasó por nuestra liga hace más de diez años y fue parte importante de aquel histórico Alavés que se plantó en la final de la Copa de la UEFA ante el Liverpool. Alto, desgarbado, precursor del peinado de David Luiz, Eggen dejó buenas impresiones en la liga española primero con la camiseta del Celta de Vigo y después con el Alavés, pero poco o nada más se supo tras dejar Vitoria. La vida le ha dado muchas vueltas a Dan y ahora es nada menos que el manager de una banda de Rock y Metal llamada El Caco, que a pesar de lo que pudiera parecer por su nombre es uno de los grupos más conocidos del género en su Noruega natal.

Que su trayectoria no iba a ser del todo corriente se vio ya cuando siquiera había debutado como profesional en Noruega y ya se había hecho un nombre en la liga danesa, primero con el BK Frem y después con el Brøndby IF. De hecho es uno de los seis futbolistas internacionales con Noruega que no llegó a debutar en la Tippeligaen, la liga de su país. Militando en el Brøndby, el Celta se fijó en él cuando buscaba centrales en Escandinavia, y Eggen firmó por el club vigués en 1997. Su primer año como celtiña fue muy positivo con Irureta en el banquillo, pero en el segundo, con la llegada de Víctor Fernández, no tuvo tanto protagonismo y fue traspasado al Alavés.

En su etapa como jugador del Celta disputó además el Mundial de Francia 98, donde marcó un tanto y fue titular en la zaga nórdica al igual que dos años después en la Eurocopa. También estuvo presente en el Mundial de 1994 de Estados Unidos con Los Vikingos, pero no disputó ningún minuto. En Álava estuvo cuatro años en los que le dio tiempo a vivir la mejor época del conjunto patatero, con aquel Alavés de Mané en el que compartía defensa con Karmona, Téllez, Geli y Cosmin Contra. Especialmente inolvidable fue aquella homérica final con el Liverpool que hubo de resolverse en la prórroga con un 5-4 final.



Tras aquel año, las lesiones le castigaron lo suyo y dejó la Liga con 34 años para jugar en el Glasgow Rangers, pero ni siquiera llegó a debutar con los protestantes escoceses. Un año después fichó por el Le Mans francés, donde puso el punto final a su carrera. Se sacó después el carnet de entrenador, y lo hizo a la vez que estudió la Licenciatura de Economía en la Universidad de Oslo.

Comenzó a ejercer como técnico en 2009 pero no lo hizo en la Tippeligaen sino en la Toppserien, la liga femenina de Noruega. Lo hizo dirigiendo al Kolbotn, clasificándolo en un meritorio tercer puesto durante dos temporadas consecutivas. Actualmente dirige al KFUM-Kameratene de Oslo, de la tercera categoría masculina. Pero no es el fútbol la única pasión de Dan Eggen: lo es también la música, algo que ya demostró en su estancia en España cuando se subió al escenario en un concierto de Pantera para marcarse un headbanging con air guitar incluido.

Dan-Eggen-El-Caco

En Noruega se haría cargo como manager de la banda El Caco, con una trayectoria ascendente y ya unos cuantos discos en su haber. Antes conocida como Cake, decidieron cambiar posteriormente su denominación y sólo más tarde conocieron su significado en castellano gracias a una seguidora española. Alternando el Stoner Rock y el Metal, El Caco tiene como referencia a Black Sabbath y suenan así.

Y ésta es la historia de Dan Eggen, uno de los héroes de aquel Alavés que se marcó un solo de guitarra en el Westfalenstadion.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero