Banda aparte



LopezRaul

Porque sería muy fácil hablar de Maldini, Baresi, Koeman o Sammer. Por si fuera poco, los protagonistas de este post no metían goles salvo rara excepción y tenían la labor de evitarlos, no siempre en algunos casos con la elegancia y distinción que pudieran y sí con artes menos vistosas y más rudimentarias. Lo importante era salvaguardar el resultado y ellos contribuían a tal empresa con dedicación y eficacia. Cualquier guardameta se sentiría orgulloso de tenerlos delante. Son algunos de los zagueros que defendieron las porterías de los equipos españoles de los años noventa, no quienes más focos atraían ni los que solían defender la camiseta de la selección, pero sí aquellos que se ganaron un hueco en la memoria del aficionado.

Patxi Ferreira

PatxiFerreiraAthletic

Su expresión ya denota que podría protagonizar alguna secuela de la Matanza de Texas. No escatimaba en recursos drásticos, aunque en su defensa cabe señalar que, más que mala intención, a veces no medía bien. Debutó con el Athletic a los 17 años y fue un hombre de confianza de Luis Aragonés, quien lo dirigió en Atlético, Sevilla y Valencia. Fue también dos veces internacional. Un chiste de la época, como nos recordó Albert Sebastià, afirmaba que Luis Aragonés instó a Ferreira a ser puntual en su presentación como valencianista: “–En Mestalla a las cinco de la tarde, ¡preséntate allí sin falta! –¿Sin falta? ¿Y eso cómo se hace?”

Jesús Merino

JesusMerinoRacing

Muchos se escandalizan por el “Pepe mátalo” que se canta en el Bernabéu, pero en El Sardinero ya se gritaba aquello de “Merino mátalo” como canto de guerra cuando Pepe sólo era un chaval, y nadie se rasgaba las vestiduras. No obstante no deja de ser una pista sobre la forma de trabajar del zaguero racinguista, que se andaba con pocas bromas. Como Ferreira, surgió de la cantera del Athletic pero fue en el Racing donde se hizo un nombre en Primera división, formando una buena defensa junto a Zygmantovich y Pablo Alfaro, otros ilustres defensas de la época, que ayudaron a asentar al equipo cántabro en la máxima categoría. Además, marcaba goles con cierta asiduidad.

Juanma López

JuanmaLopezAtletico

¿Cómo olvidar a Súper López? One club man del Atlético de Madrid, compartió zaga con otros ilustres rojiblancos como Solozábal o Toni y se ganó una quizá excesiva fama de leñero del fútbol español, aunque sí que repartía estopa con cierta alegría. Fue medalla de oro olímpica en Barcelona 92 y protagonista del doblete rojiblanco de 1996, en el que Antic le reinventó como lateral derecho e incluso como centrocampista diestro, algo que sorprendió a unos cuantos. También fue internacional con Clemente, quien se lo llevó a la selección en su primera convocatoria.

Diego Rodríguez

DiegoRodriguezSevilla

Conocido también como Diego el gitano o Gitanazo Diego. Una de las melenas más carismáticas del fútbol español y toda una leyenda en el Sevilla. No tanto en el Betis, donde jugó seis años antes de fichar por el eterno rival en medio de una gran polémica. Sonada fue también su boda con la cantante Lucía, que había representado a España en Eurovisión en 1982. Él, por su parte, estuvo presente en la Eurocopa de 1988 pero no disputó ningún partido. Fue una vez internacional. Natural de Tenerife, disputó cerca de 450 partidos en primera división a base de coraje, sobriedad y eficacia. Adornos, los menos. Con 36 años, aún le dio tiempo a jugar un par de temporadas en el Albacete.

Javier Bellido

JavierBellidoCompostela



No todo iban a ser Valencias, Atléticos y Sevillas. En aquel Compostela que sorprendió a toda la España futbolera en los años noventa, junto a los Fabiano, Christensen u Ohen militaba Javier Bellido, todo un valladar en el centro de la zaga gallega. El muro de San Lázaro le llamaban. Tampoco se le daba mal el área contraria: en el año en el que el Compos bajó a segunda, fue con siete goles el segundo máximo realizador del equipo. Disputó con la camiseta gallega un total de 337 partidos y surgió, como Ferreira o Merino, de la cantera de Lezama, de donde pasó al Éibar y al Elche antes de llegar a Santiago. Y hoy, en San Mamés, se encuentran a falta de centrales…

Luis Sierra

LuisSierraExtremadura

Si no te suena este jugador, no sabes lo que es el fútbol de los noventa. Si la de Diego era una de las melenas carismáticas, la calva de Luis Sierra fue un clásico del fútbol español. Dividió su carrera deportiva entre el Sporting, el Mérida y el Palencia. Tras siete años con el Sporting fichó por el Mérida, otro equipo que, sin llegar a destacar tanto como el mencionado Compostela, protagonizó alguna que otra sorpresa en el fútbol español de la época. Allí jugó otros siete años en los que el equipo extremeño se convirtió en la definición de equipo ascensor con dos ascensos y tres descensos. Posteriormente se retiraría en su Palencia natal.

Xavi Aguado

XaviAguadoZaragoza

Toda una personalidad en el Zaragoza. Pieza indiscutible en el tablero maño de entonces, fue campeón de la Copa del Rey en 1994 y de la recordada Recopa de 1995 junto a los Esnáider, Poyet o Aragón. Es, además, el jugador que más veces ha vestido su camiseta con 473 participaciones, y también posee otro récord del que no estará tan orgulloso como el de ser, junto a Pablo Alfaro, el futbolista que más veces ha sido expulsado en primera división, con 18 tarjetas rojas, aunque Sergio Ramos parece empeñado en batirle. No se olvida por Zaragoza la defensa que formó junto a Belsué, Cáceres y Solana. Recuerdo que entonces me parecía un jugador perfectamente seleccionable, pero nunca llegó a debutar con la Roja.

Loren Juarros

LorenJuarrosRealSociedad

Un caso único en este post, y es que Loren jugó también de delantero centro. Tiene en común con Diego Rodríguez el hecho de protagonizar un polémico traspaso (más si cabe), cuando el Athletic pagó los 300 millones de pesetas de la cláusula a la Real Sociedad, lo que provocó una fuerte ruptura entre ambos clubes. Este fichaje propició que la Real abriese sus puertas a jugadores extranjeros, al no encontrar un delantero de garantías. Una vez en Bilbao, fichado como delantero, Clemente lo ubicó en el centro de la zaga. No tuvo excesiva fortuna en San Mamés y fue contratado por el Burgos, donde volvió a jugar de delantero. Después regresó a San Sebastián, donde permaneció nueve temporadas ya asentado como zaguero.

Jorge Otero

JorgeOteroValencia

Ahora le toca el turno a un lateral: se trata de Otero, canterano del Celta que se ganó un hueco en el fútbol español gracias a su eficacia y polivalencia, pues rendía bien en ambos laterales. Al igual que Diego y Loren fue protagonista de un polémico fichaje que enfrentó a Celta y Deportivo, ya que presuntamente tenía un precontrato con los blanquiazules que no fue obstáculo para fichar por el Valencia. Aquello no fue olvidado en cada visita que Otero hizo a Riazor. Al igual que Ferreira, fue un hombre de confianza de Luis Aragonés, que se lo llevó de Mestalla al Betis y después al Atlético. Fue nueve veces internacional, disputando el Mundial de EEUU y la Euro de Inglaterra.

Miquel Soler

MiquelSolerMallorca

Nanu Soler conoce España como pocos. Es el único de este post que ha jugado en Real Madrid o Barcelona (concretamente en los dos) además de Atlético, Espanyol, Sevilla, Zaragoza y Mallorca. Rara vez le veréis en alguna lista de los mejores defensas, pero siempre fue un lateral zurdo muy bien considerado. Ganó tres Copas del rey con tres equipos distintos, perdió aquella final de la UEFA en 1988 con el Espanyol de Clemente, fue dos veces subcampeón de la Recopa con Mallorca y Barcelona, ganándola en 1989 con los azulgrana, fue refuerzo del Madrid campeón de liga de Valdano y estuvo en la Eurocopa de 1988. Como para discutirle méritos.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero