Antoniu



Antoni-Ramallets

Sucede, en este mundo que gira tan deprisa, que hasta que alguien no logra una aparente hazaña no sabemos que antes hubo alguien que la acarició o incluso la logró primero. Sucede, por ejemplo, con Víctor Valdés y Antoni Ramallets: cuando el actual portero del Barcelona logró por quinta vez ser el portero menos goleado de la Liga echamos la vista atrás para recordar que 52 años antes lo había conseguido ‘El gato de Maracaná’ defendiendo la misma elástica. En color, en HD si quieres, pero a ambos se les puede atribuir el mismo éxito. Es entonces cuando caes en la cuenta de lo que han dado al fútbol jugadores como Ramallets, de los que nos hablan nuestros abuelos, y que nos los pintan como semidioses. No les falta razón: ser el mejor guardameta un lustro, o ser al menos el que menos tantos recibe, tiene demasiado mérito como para contarlo como mera anécdota. Y la actualidad sirve para refrescar recuerdos que muchos de nosotros, las nuevas generaciones, ni tan siquiera hemos vivido.



Sirva este post como tributo a un señor que nos dejó el martes a la edad de 89 años y que forma parte de la historia de este deporte que tanto ha cambiado, aunque la meta sobre el campo siga siendo la misma. Ramallets fue un portero tan singular que jugaba con rodilleras y sin guantes. Inimaginable en un fútbol tan profesionalizado y meticuloso como el ahora que, quizá —no lo sé— obligue a los cancerberos a proteger sus manos. Su nombre comenzó a sumergirse en la historia tras una destacadísima actuación contra Chile en el Mundial de 1950 —famoso por el ‘Maracanazo’—. Todavía era un embrión de lo que terminaría siendo, pero cuentan las crónicas de entonces que su debut fue lo más destacado de una España que acabó venciendo por 2-0 y que acabó aquella cita, en Brasil, cuarta. Ese mismo día el periodista Matías Prats (padre) le bautizó como el ‘El gato con alas’ tras una gran estirada que le catapultó hacia la titularidad. Buceando por YouTube he encontrado la crónica de aquel partido, una joya.

Con el Barça había debutado un año antes, en 1949, con 25 años y porque Velasco, el titular por entonces, sufrió una lesión ocular. Tras dos años siendo suplente, no desaprovechó la oportunidad que se le presentó hasta el punto de ser uno de los protagonistas del Barça de las Cinco Copas, vencedor entre 1951 y 1953 de dos ligas y tres copas, y empezar a escribir su nombre con letras doradas en la historia culé. Se retiró con 38 años y con una única espina clavada: no haber levantado la Copa de Europa. Fue contra el Benfica de Eusebio, en Berna, cuando en 1961 los barcelonistas golpearon hasta en cinco ocasiones la madera portuguesa. Los lisboetas llegaron cuatro veces y marcaron tres goles, el segundo de ellos cargado de desgracia para ‘Antoniu’. Desde entonces se sustituyeron los palos cuadrados por los cilíndricos que aún hoy perduran, como también perdura su recuerdo en una institución que ayer le rindió un merecido homenaje. Si el fútbol es tan grande hoy, es gracias a gente como él. Ramallets.

Foto | As

Sobre el autor Ver todos los posts

Fernando Castellanos

Editor de NdF desde 2006 y periodista deportivo desde hace un poco menos.

  • Vladimir Matus

    El ser el portero menos goleado en un lustro no necesariamente significa haber sido el mejor portero en ese lapso.

    Hay que ver todo lo que lo rodea, y en este caso, es mayor el mérito del Barcelona como equipo el lograr que los rivales rara vez pusieran en peligro su meta, que Valdez haciendo atajadas espectaculares para salvar su portería.

    En esa portería podía haber estado Valdez o CUALQUIER otro arquero de 3a división y el resultado sería el mismo.

    • Dunearrakis

      Vladimir, con todos los respetos, no sabes lo que dices. En los años de Ramallets, el fútbol se escribía con unos códigos que poco o nada tienen que ver con los actuales. Eran años en los que los grandes no eran tan grandes y los chicos no eran tan chicos. No había tantas tácticas ni tantos sistemas de juego, y los equipos manejaban presupuestos estrechamente ligados al tamaño de sus ciudades, de manera que si eras un equipo de una ciudad grande, eras un equipo grande, y si eras un equipo de una ciudad pequeña, eras un equipo pequeño, simplemente porque en aquella época, los presupuestos de los clubes eran los taquillajes de los partidos y la publicidad en los campos de “Electrodomésticos Paco”. Nada que ver con los ingresos actuales por televisión, publicidad en camisetas, la marca de la ropa,…. En aquellos años un alumno de la escuela que tenía que estudiar geografía, ya llevaba una lección aprendida si era aficionado al fútbol, ya que simplememente viendo la clasificación de la liga, el chaval sabía por orden qué ciudades de la geografía española eran más grandes y cuáles más pequeñas.

      En aquellos años, el fútbol no era profesional, y quitando algunos grandes jugadores que han pasado a la historia como Di Stéfano, Kubala,… la mayoría de ellos además de jugar al fútbol, tenían otro trabajo remunerado después. Muchos jugadores de la época, cuentan que a menudo el día que tenían partido tenían que estar a las 6 de la mañana descargando sandías en un mercado y luego, una paliza de viaje en un autobús de mierda, para poder jugar el partido de liga. Esa era la realidad del fútbol en aquellos años. Así que un jugador como Ramallets estuviera 5 años seguidos siendo el portero menos goleado de la liga, tiene mucho mérito. Bien es cierto que el mérito es diferente al que en la actualidad tiene los cinco Zamoras de Valdés, no sé si es mejor o peor el mérito, pero es diferente. Cada uno tiene un mérito propio y muy valioso en un aspecto en concreto, pero lo que está de más es decir lo que tú acabas de decir, que lo de Ramallets lo podía haber conseguido cualquier otro portero en su lugar

      • Vladimir Matus

        De la misma manera respetuosa y leyendo nuevamente mi comentario, creo que o no me expliqué bien, o no me entendió bien.

        Primero que nada, estoy completamente de acuerdo con todo lo que me expone sobre Ramallets. Para mi no hay punto de comparación, y creo que lo que hizo Ramallets es punto y a parte, simplemente una gran hazaña.

        Es por eso mi comentario, yo me refiero a Víctor Valdez. Para mi cualquier portero podría haber logrado lo de Valdez teniendo a ese equipazo delante suyo y con el cuál los rivales rara vez se aproximaban a puerta. Podía echarse a la hamaca y tomarse una cerveza mientras sus compañeros metían 4, 5 o 6 goles por partido.

        • zlatan

          Cualquiera podria haber sido portero? Por ahi han pasado Baia, Rustu, Dutruel, Reina, Hesp …. todos ellos porterazos y ninguno sobrevivio a la porteria del Barcelona, porque Valdes no empezo con Rijkaard, empezo años antes con Van Gaal, asi que si tu opinion de Valdes es esa, entonces creo que sabes muy muy poco de futbol

          Es cierto que a Valdes le ha ayudado el hecho de jugar en el Barcelona, esta claro, pero Valdes ha sido zamora con Oleguer de central por ejemplo en la 2004/05 …

          • Vladimir Matus

            Tampoco ninguno tuvo el equipo que tuvo Víctor Valdez. De haberlo tenido, también habrían logrado el récord

          • zlatan

            Ah no? Baia, por ejemplo,tenia en el equipo jugadores como Luis Enrique, Ronaldo, Figo, Guardiola, Nadal, Sergi….igual que Hesp

            Zubizarreta estuvo en el Dream Team y nunca gano ningun zamora

            Rustu coincidio en el primer año de Rijkaard e hizo el ridiculo y Valdes le quito el sitio

            No obstante, por tu razonamiento, cualquiera sería zamora en el Barcelona. OK, presentate a portero que el año que viene se queda esa plaza libre y Zubi la esta liando para buscar uno XD

          • Vladimir Matus

            Si yo fuera portero en el Barza con ese equipazo, con Messi, Iniesta y compañía, que los llevó a dominar toda Europa por 5 años, también tendría ese récord. Valdez podía irse de vacaciones un mes, regresar y su portería seguiría en ceros.