Picos de rendimiento



isco chicharito madrid

Es normal que a lo largo de una temporada los futbolistas tengan grandes momentos de forma y otros no tan buenos en los que el cansancio, la falta de ritmo u oportunidades, lesiones o sea cual sea el motivo propicien un bajón de rendimiento. Y también es normal, pues ya nos hemos acostumbrado, a que se haga un mundo de cada uno de esos momentos, la ya habitual costumbre de separar la parte del todo. Hace bien poco era Isco quien tenía todos los focos sobre su dorsal, mientras que ahora se le critican algunas cosas y se ha llegado a rumorear su salida. Cuando eso ocurría, Chicharito Hernández vivía a la sombra, en el banquillo o ni tan siquiera, mientras que ahora es el futbolista de moda tras sus goles en Vigo y sobre todo su tanto en Liga de Campeones ante el Atlético. Incluso ya hay quien le discute el puesto a Benzema.

Apenas faltan unos días para que expire el plazo de opción de compra que el Madrid tiene por el delantero mexicano, fijada en unos veinte millones. No existen muchas posibilidades de que se ejecute, pero hace unos días la posibilidad era remota. En cualquier caso no será el último cartucho: no es que Louis Van Gaal esté deseando que vuelva al Manchester, y eso que sus delanteros no están brillando precisamente. Van Persie ha marcado 10 goles ligueros en 24 partidos como titular, lejos de los abultados números de años anteriores, mientras que los de Falcao son peores: cuatro tantos en trece partidos como titular y diez saliendo desde el banquillo. Los de Chicharito no son estratosféricos, pero tampoco están mal: seis goles en liga en tres partidos como titular y quince saliendo desde el banco, con buen promedio de goles y minutos. Aún así Van Gaal no cuenta con el delantero madridista, y al Madrid, por su parte, le encantaría contar con Falcao el año que viene en su plantilla, viejo anhelo de Florentino.



Chicharito ya demostró a principios de temporada que gol no le falta: para ser tan menudo tiene un cañón en ambas piernas, como se pudo ver en la goleada del club blanco en Riazor. Pero después desapareció del equipo y dejó de contar más que para aislados minutos de poca enjundia. Nos olvidamos de él pero siguió trabajando, y ahora, cuando el equipo le ha necesitado acuciado por las bajas, ha respondido. Su trascendental gol ante el Atlético y su buen partido ante el Celta, jugando bien (qué bien se entiende con James) y marcando dos goles han desatado los debates: ¿se le ha de fichar? E incluso hay quien le quiere seguir viendo en el equipo cuando vuelva Benzema. Exagerado, sí, pero bien le vendría a veces al francés, extraordinario futbolista, el instinto goleador y la sangre del mexicano. Serían jugadores compatibles, pero el puesto en el XI blanco está cotizado.

Muchos vuelven a recordar a Larsson, en su día estrella indiscutible en el Feyenoord y el Celtic pero ya estereotipado como ese delantero suplente de poca queja y mucho rendimiento en sus escasos minutos. Como Solskjær, y como Chicharito lo fue también para Ferguson tras el delantero noruego. ¿Lo será para el Madrid el año que viene?

Y mientras Chicharito sube, Isco baja. Hace nada era la solución del Madrid y la esperanza de la selección: su magia encandilaba y su esfuerzo en el centro del campo impresionaba. Era para Ancelotti innegociable, su particular titularísimo. Sin embargo, las recuperaciones de James y Modric dejaron ver que el sacrificado iba a ser él. Llegaron las críticas: perdía balones, ralentizaba el juego, gustaba demasiado de las florituras… si hace nada era figura, poco después comenzaron a insinuarse rumores de marcha, de descontento. Todo desmesurado, como reza el tópico en los grandes clubes: “todo se magnifica en un equipo como este”. Las bajas lo han devuelto al once, pero ha perdido peso frente a las irrupciones de James o Chicharito. Más tiempo estuvo este último a la sombra, un buen ejemplo a seguir para el malagueño.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero