Diez goles, diez son los que ha marcado el Valencia en las dos últimas jornadas a los dos equipos de Sevilla: en la capital andaluza van a tardar en olvidar al equipo de Marcelino. Tras el frenético 3-6 al Betis con resultado de set, el Valencia sigue de Grand Slam con este 4-0 al Sevilla en Mestalla en un encuentro en el que fue netamente superior al conjunto de Berizzo. Todo el equipo estuvo bien, pero lo de Gonçalo Guedes fue excepcional: el portugués cedido por el PSG marcó dos goles y dio una asistencia, convirtiéndose en la referencia de un equipo, el valencianista, que continúa invicto tras nueve jornadas.

Y no salió el Sevilla al césped dispuesto a ejercer el papel de comparsa, pero el Valencia le ganó la partida. El equipo hispalense quería el balón pero lo perdía demasiado rápido, como rápida era la salida del Valencia con Guedes y Soler en las bandas, bien apoyados por Gayá y Montoya en los laterales. La dupla albiceleste del Sevilla en el centro del campo, Guido Pizarro y Banega, trataba de poner orden pero Nolito y Navas no desbordaban en banda y apenas llegaban balones para Muriel en la punta de ataque. El delantero colombiano era el único que provocaba cierta inquietud en el área valencianista.



No abundaron las oportunidades en la primera parte para ningún equipo a pesar de la superioridad ché, pero Guedes inclinó la balanza cuando expiraba la primera mitad de la mejor manera posible: el luso puso la directa hacia el área, dribló a Kjaer, evitó a Pizarro y, desde el borde del área, lanzó un derechazo que terminó en la escuadra de Sergio Rico. Uno de los goles de la liga. Al Sevilla, que venía de una semana difícil en Liga de Campeones con viaje a Moscú incluido, y al que se le había lesionado minutos antes Lenglet uniéndose a la plaga de bajas en el centro de la defensa, se le ponía cuesta arriba el partido.

Y es que las cosas no mejoraron para ellos en la segunda parte: un pase de Rodrigo dejó a Zaza frente a Kjaer, librándose el italiano del defensa con un amago y un cambio de ritmo y cruzando el disparo para marcar un buen tanto, el segundo de su equipo y el octavo en su cuenta personal en lo que va de temporada. No peligró ya el partido para el Valencia pero, para evitar sustos como en la pasada jornada, marcó dos goles más: el primero de Santi Mina (que había entrado por Zaza) a pase de Guedes, y el segundo del propio Guedes en un contraataque elevando lo justo el balón en el uno contra un ante Rico, poniendo la guinda a su gran partido y al de su equipo.

Había comenzado bien la temporada para el Sevilla, pero la derrota en Bilbao unida a las goleadas recibidas en Rusia y en Mestalla colocan a Berizzo en el centro de las críticas: el fútbol vive del partido a partido. Por su parte, el Valencia firma un comienzo de temporada como no se recordaba a orillas del Turia; Marcelino ha conformado un equipo rápido y ofensivo en el que Guedes brilla con luz propia: Al-Khelaifi seguramente ya tenga alguna que otra llamada procedente de los despachos de Mestalla.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero