Habrá habido épocas mejores y peores, pero recuerdo que siempre ha tenido buenos centrales el Valencia. Desde los canteranos Camarasa y Giner, ambos internacionales; los Djukic, Bjorklund, y Pellegrino de las finales de la Liga de Campeones con Héctor Cúper en el banquillo, a los que se unió Roberto Ayala, palabras mayores en Mestalla. Después llegaría Marchena, fijo en los primeros éxitos de España con Luis Aragonés, o Raúl Albiol, otro canterano y también internacional. Posteriormente, zagueros foráneos como Mathieu, lateral zurdo al principio, Adil Rami o Ricardo Costa ofrecieron también un buen rendimiento en el club ché.

En los últimos años han desfilado por Mestalla varios centrales de categoría y, por unas razones u otras, el Valencia lleva cuatro veranos viéndose en la obligación de renovar esa zona del equipo: los últimos en llegar han sido Gabriel Paulista y Jeison Murillo. Antes lo hicieron otros como Nico Otamendi o Eliaquim Mangala.

2014-2015: Otamendi y Mustafi

El central argentino fue pretendido por varios de los mejores clubes de Europa tras destacar en Vélez Sarfield, llevándose el gato al agua el Porto. Parecía alejado de los focos internacionales de primer nivel en la liga portuguesa hasta que el Valencia decidió en febrero en 2014 pagar 12 millones por sus servicios. Estuvo cedido hasta final de temporada en el Atlético Mineiro brasileño, y Sabella decidió dejarlo fuera de la lista definitiva para el Mundial que se disputaría en ese país. Su año posterior en Mestalla fue extraordinario, convirtiéndose en el líder del equipo y atrayendo la atención de los grandes. Finalmente, el City pagó 45 millones por llevarse al argentino a Manchester.

Quien sí disputó el Mundial de Brasil, y fue además campeón con Alemania, fue Shkodran Mustafi, quien llegó ese verano al Valencia procedente de la Sampdoria. El central germano permaneció dos años en Mestalla dejando un gran rendimiento hasta que el pasado verano lo fichó el Arsenal a cambio de 40 millones de euros.

2015-2016: Abdennour y Aderlan Santos

No fue desde luego un verano tan acertado como el anterior. Y eso que Aymen Abdennour llegó con un gran cartel tras su buen hacer en el Mónaco, lo que generó el interés de los grandes de Europa. En los últimos días de mercado lo firmó por 25 millones el Valencia, que había ingresado una cuantiosa suma tras la venta de Otamendi, pero el rendimiento del tunecino nunca estuvo a la altura de las expectativas. A día de hoy sigue en la plantilla, pero podría salir en los próximos días.



Pocos días antes llegaba el brasileño Aderlan Santos procedente del Braga portugués gracias al técnico Nuno, que lo conocía de la liga lusa, y al representante Jorge Mendes. El central no se afianzó en el club ché y, tras ser uno de los descartes de Marcelino para esta temporada, está ahora en el Sao Paulo de su país.

2016-2017: Garay y Mangala

La venta de Mustafi y el escaso rendimiento de Abdennour y Aderlan Santos propiciaron que el Valencia acudiera al mercado en busca de centrales, reforzándose con dos nombres de categoría como Ezequiel Garay y Eliaquim Mangala. El argentino, que se dio a conocer en el Racing, apenas dispuso de minutos en el Real Madrid y brilló en Portugal con el Benfica antes de fichar por el Zenit ruso, ha firmado un buen año en Valencia por lo que grandes clubes se han interesado por su situación, entre ellos la Juventus, que busca sustituto para Bonucci.

También Mangala ha ofrecido un buen rendimiento en Mestalla. Cedido por el Manchester City, donde no contaba para Guardiola, lo alto del coste de su fichaje impidió su continuidad en Valencia. El central francés podría fichar por el Inter en los próximos días.

2017-2018: Gabriel Paulista y Murillo

De una tacada, el Valencia se ha hecho con dos buenos centrales para la temporada recién comenzada. Marcelino necesitaba zagueros tras la marcha de Mangala y la posible salida de Garay, y los tendrá en dos defensas que ya conocen la Liga: el brasileño llega a cambio de 11 millones procedente del Arsenal, que lo fichó hace dos años del Villarreal por unos 20 millones. Por su parte, Jeison Murillo llega del Inter cedido con opción de compra obligatoria de 10 millones. El colombiano había tenido protagonismo en sus dos años como nerazzurro con Mancini primero y De Boer y Pioli después, pero no contaba para Luciano Spalleti, nuevo técnico interista. El internacional cafetero ya había jugado en España con las camisetas de Cádiz, Las Palmas y Granada.

Ambos se unen al portugués Rubén Vezo, que lleva desde 2013 en el equipo jugando escasos minutos, y al mencionado Abdennour. Pero podrían no ser los únicos: en los próximos días el Valencia busca incorporar a Luis Neto, central portugués de 29 años del Zenit, y Abdennour podría entrar en la operación. Marcelino tendrá a priori bien cubiertas las plazas de centrales para esta temporada, veremos si los nuevos zagueros se asientan por fin en el equipo y el club ché no ha de acudir de nuevo al mercado la próxima temporada.

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

Gabriel Caballero